Samaná es una de las 32 provincias de la República Dominicana y se encuentra en el noreste del país, ocupando completamente la Península de Samaná.  Samaná lo tiene todo. Playas, música y baile, gastronomía, naturaleza, gente muy cercana y hoteles de lujo. Si estás buscando un paraíso en el Caribe no dejes de leer lo que aquí te vamos a contar. Te va a interesar.

En Samaná la temperatura, a lo largo del año, es ideal, y es difícil que bajen de 20 grados, permitiendo al viajero el lujo de no tener que sacar una chaqueta. Incluso, en época de lluvias, hablamos de chaparrones breves e intensos que refrescan y limpian el ambiente.

Samaná es una de las regiones más auténticas del país, en donde aún se puede disfrutar de la naturaleza ya que todavía está sin sobreexplotar, en lo que al turismo se refiere. Nos gustaría apostar y que esto continuará así, pero como no lo sabemos, te invitamos a descubrirlo cuanto antes. Te vamos a contar algunas de los motivos por los que deberías elegir este destino para tus próximas vacaciones.

 

Las playas paradisíacas son uno de los reclamos turísticos de la región. Samaná es conocida por albergar multitud de playas naturales. Playas de arena blanca y muy fina, bañadas por aguas cristalinas de un cálido Océano Atlántico, con palmeras y cocoteros en la orilla que nos protegen del sol cuando aprieta.  Playas tan espectaculares como Playa Las Galeras, Playa Bacardí, Playa Las Terrenas, o la fantástica Playa Rincón, que ocupa un lugar dentro del ranking de las 10 playas más bellas del mundo.  Todas las playas de Samaná son prácticamente vírgenes y se encuentran en perfecta armonía con la naturaleza. No encontrarás en Samaná ni playas llenas y avalanchas de turistas. El relax y la tranquilidad lo sobrevuela todo.

La música lo llena todo en Samaná. Suena en cualquier sitio y recoge varios ritmos, todos dulces y pegadizos. La bachata, merengue o la salsa, se baila con alegría a todas horas. En el trabajo o en los ratos de ocio. Los primeros días te sorprende la musicalidad que se escucha en cualquier lugar. Al cabo de unos días, lo verás habitual y comenzarás a moverte con ritmo, como lo hacen los lugareños. La felicidad que desprenden sus caras posiblemente tenga mucho que ver con el ritmo y los sonidos.

Sus lugareños son gentes felices y bailones y reciben al viajero con mucha cortesía y excelente humor. Se interesan por su estancia en la isla y son siempre muy amables. Eso sí, mantienen el ritmo pausado que les proporciona tanta felicidad. Por eso no te estreses. Ellos llevan su tiempo, y tú, querido viajero, te terminarás acostumbrando y podrás mantener, al igual que hacen ellos, una bonita sonrisa en tu boca.

Pero Samaná no solo son playas. La naturaleza es grandiosa y la vegetación llega hasta la orilla del mar. De hecho, es una de las regiones del país con mayor nivel de precipitación, lo que mantiene verde y viva una extensa masa forestal, mitad bosque, mitad selva. Desde el Parque Nacional Los Haitises, con sus mogotes, cuevas y manglares, hasta la increíble red de senderos y bosques que conducen hasta paraísos naturales como el Salto del Limón. Mágica, sería posiblemente la palabra que mejor defina la flora y fauna autóctona de gran belleza y originalidad.

Samaná es una tierra segura que te permitirá moverte sin problemas por aldeas y pueblos. Como siempre, recomendamos moverse con respeto por las tradiciones locales y sin hacer alardes de nada, porque es la mejor forma de hacerlo.

Para los viajeros que no son de quedarse mucho tiempo en la playa disfrutando del mar Samaná ofrece múltiples opciones de diversión. Desde el snorkel al submarinismo en aguas cristalinas y pequeños corales. Y, si eres de secano y prefieres hacer actividades fuera del mar, te proponemos paseos a caballo, senderismo, o soltar toda la adrenalina que tengas deslizándote por largas tirolinas que sobrevuelan el frondoso bosque de Samaná. Son tantas las opciones y la facilidad para realizarlas -sin espera, sin mucha gente- que podrás repetir todas las veces que te apetezca.

Lo más lógico es que, tras un día intenso de actividades, tengas hambre y quieras saborear alguna de las ricas comidas dominicanas. Pescados y carnes de la tierra, cocinados con una gran variedad de frutas y hortalizas locales generosamente especiado. La fusión de la cocina internacional con las delicias locales, están siempre disponibles en los complejos hoteleros, para que el viajero pueda disfrutar de todos estos manjares.

Como decíamos al comienzo, Samaná se ha salvado de la sobreexplotación turística que se ha realizado en otras regiones del país, por lo que los hoteles que existen en esta localidad han sabido mantener una apuesta diferente, apostando por otro tipo de complejos. Una gran apuesta, que destacamos por su belleza, son los resorts de la cadena Bahía Príncipe & Resorts, que están completamente integrados con el paisaje, mostrando así un absoluto respeto al medio ambiente, que no hace más que potenciar sus espectaculares instalaciones.

Bahía Príncipe & Resorts ofrece infinidad de posibilidades y comodidades al viajero, con una posibilidad dirigida a cada público clara y diferenciada. La cadena sabe que no todos sus clientes viajan de la misma manera, ni necesitan el mismo tipo de servicios, por lo que han decidido hacer algo muy especial y orientado según el tipo de viajero.

Grand Bahía Príncipe el Portillo. Un espacio ideal si viajas en familia con niños. El complejo ofrece grandes espacios para el ocio y la animación, piscinas de diferentes tipos con actividades. Además, cuanta con una cómoda y kilométrica playa donde podrás relajarte con un mar en calma espectacular. Un todo incluido para toda la familia.

Grand Bahía Príncipe Cayocoa. Un complejo que recomendamos para viajar en pareja o con amigos. Un hotel que cerca a la bahía y próximo a sus gentes. Un complejo hotelero con todas las instalaciones y servicios que te proporcionarán un viaje lleno de relax y bienestar. Para disfrutar de un todo incluido de lujo.

Luxury Bahía Príncipe Samaná. Un complejo solo para público adulto, donde no encontrarás más que relax y tranquilidad. Si prefieres un hotel donde viajar sin familias y sin demasiadas actividades, aquí encontrarás un servicio de lujo de donde no querrás salir jamás. Un todo incluido que podrás alargar durante todo el día.

Luxury Bahía Príncipe Cayo Levantado. El único hotel de la isla paradisíaca Cayo Levantado. Un viaje que comienza en un ferry y transcurre en una isla como las de tu imaginación. Su exclusividad, belleza y tranquilidad lo convierten en una experiencia única que disfrutar con tus cinco sentidos en todo incluído.

0/5 (0 Reviews)