Peñíscola es una ciudad valenciana de la provincia de Castellón, ubicada en una península rocosa unida a la tierra por un istmo. El peñón donde se encuentra edificada esta hermosa ciudad y donde se encuentra el casco antiguo, supone la separación entre dos tipos de costas bien diferenciadas, al norte una costa plana y arenosa y al sur más abrupta y rocosa, tiene en su haber por tanto una gran diversidad de playas espectaculares en todo su litoral.

Peñiscola encierra en su historia la mezcla de civilizaciones que han dejado huella en su arquitectura, costumbres y cultura en definitiva. Apasionante mezcla de varias civilizaciones mediterráneas, que por su lugar estratégico y recursos naturales, suponía lugar idóneo para sus intereses. Desde fenicios y griegos a cartagineses , romanos y árabes han pasado por dichas tierras a lo largo de los siglos. Ya en la Edad Media los Caballeros Templarios encontraron en el peñón lugar perfecto para la construcción de una fortaleza indestructible utilizando los restos de lo que ya había sido una fortaleza árabe, y años más tarde se convertiría en el actual Castillo Templario sobre la antigua alcazaba árabe.

Si hay algo que es un absoluto reclamo para los visitantes de Peñiscola es su delicioso arte culinario, gracias a su tradición marinera y pesquera como son; los mejillones, el pebre de rape, el marisco, los dátiles de mar, mejillones y cigalas, además de la tradición arrocera de valencia con ingredientes del mar como es el fideuá o arroz a banda, por no hablar de los productos de la huerta valenciana o su plato típico local; la olleta.

Los impresionantes paisajes de Peñiscola han supuesto sin duda un enorme atractivo para directores y productores de películas y series de televisión, películas como el Cid o Calabuch y series de televisión como Juego de Tronos , la han elegido como escenario. Sus preciosas playas bañadas de aguas turquesas del mediterráneo y sus suaves temperaturas donde no existe mucha oscilación a lo largo del año, hacen de Peñíscola un lugar al que siempre se desea volver, no en vano desde el año 2003 forma parte de la red Los Pueblos más Bonitos de España. Los lugares más recomendados para visitar y conocer son:

Parque Natural de Sierra de Irta : Zona costera formada por paisajes rocosos y acantilados, a lo largo de quince kilómetros. La cierta “dejadez” de estas tierras en explotación agrícola y ganadera a lo largo de los siglos, y por tanto la ausencia de mano del hombre, han hecho que esta tierra se mantenga intacta pudiendo apreciar la belleza y esplendor de una abundante vegetación y una gran riqueza de fauna, a través de sus senderos, sus calas y grutas. En sus visitas guiadas a caballo, a pie o en bicicleta se podrá disfrutar de estas impresionantes vistas, topándonos además con maravillas como el Castillo de Xivert.

Iglesia de Santa María de Peñíscola: Iglesia gótica con influencia románica de gran sencillez situada en el casco antiguo, fue construida sobre mezquita árabe. En el interior se encuentra el Museo Parroquial que cuenta con piezas únicas de orfebres de la Época Pontificia.

Castillo Templario Pontificio: Monumento histórico-artístico es este espectacular castillo medieval de la época de las Cruzadas donde residió el Papa Luna, constituyendo una de las tres Sedes Pontificias junto con el Vaticano y el Palacio de los Papas de Aviñón, y lugar que tuvo papel relevante en la historia como fue el Cisma de Occidente. Construido prácticamente dentro del mar en la parte más elevada del peñón , con impactantes vistas, encontrándose en perfecto estado de conservación. Actualmente supone un importante centro cultural y turístico; son destacadas las muchas exposiciones plásticas, eventos, congresos y sus Festivales de Música y Teatro, además de sus magníficas proyecciones que te adentrarán en la Historia de la Edad Media. Es por todo ello, visita obligada en Peñíscola.

El Museo del Mar: Museo dividido en tres zonas; pesca, historia y fauna marina, construido sobre el Baluarte del Príncipe, en el antiguo edificio Les Costures. La principal finalidad del museo es conservar y difundir la cultura de tradición marinera del lugar, cuenta con detallada información contenida en sus fotografías, grabados, representaciones audiovisuales, así como especies de la fauna marina en los más de dos acuarios que posee el museo.

Las Islas Columbretes:
Pequeñas islas de origen volcánico, son visitadas para excursiones organizadas en barco y también para snorkel y buceo. Tienen la particularidad que cada isla recibe el nombre de la siguiente isla más grande, forman así un pequeño archipiélago con gran importancia ecológica, teniendo el reconocimiento de Parque Natural y Reserva Marina.

El Puerto Pesquero: Elemento relevante y central en la vida económica de Peñiscola. La visita guiada al puerto es muy interesante, donde la primera parada que se hace es en la lonja ,lugar donde se subastaba el pescado antiguamente y que hoy en día sigue haciéndose con la ayuda de las nuevas tecnologías. También aunque con algunas modificaciones, se sigue conservando la esencia y el sabor de las técnicas de pesca utilizadas siglos atrás. La visita es por ello toda una experiencia pues es instrumento perfecto para comprender la vida del pescador y la tradición y cultura marinera.

Ermita de la Virgen de la Ermitana: Ubicada en lo alto del peñón de la ciudad, adosada al castillo y donde se encuentra la Virgen de la Ermitana, patrona de la ciudad, cuya leyenda dice que fue traída por Santiago Apóstol, y que durante la llegada de los musulmanes a España, fue ocultada en una cueva, para volver a sacarla a la luz años más tarde. Junto con las murallas y el Castillo forman el emblema de esta hermosa ciudad medieval.

Fábrica de Cervezas Artesanas Badum: Lugar donde se elabora la cerveza autóctona de Peñíscola, su nombre supone un gran reconocimiento a la Historia y Naturaleza de esta hermosa ciudad, pues es en honor a la Torre medieval de Badum, ubicada en el impresionante acantilado del Paque Natural de Irta. Son cervezas especiales por el tipo de fermentación que experimentan a diferencia de otras cervezas, no pasando por procesos industriales en su elaboración, sino de manera artesanal. Merece la pena por ello una visita guiada por las instalaciones de la fábrica, incluyendo una fabulosa degustación de las mismas, y donde un experto explica este singular proceso paso a paso, para obtener una cerveza única y que supone uno de los sellos de identidad de Peñíscola.

0/5 (0 Reviews)